Destacados

Crédito escolar: ¿amigo o enemigo?

 

Las vacaciones están por terminar y con ellas los padres de familia se preparan para enfrentar el fuente impacto financiero que representa el regreso a clases con el pago de colegiaturas, la compra de uniformes, calzado, mochilas así como cuadernos con los personajes animados de moda.

 

Al igual que muchos proyectos personales, es importante saber afrontar este tipo de eventos financieros, evitar las compras de pánico y analizar lo verdaderamente necesario para adquirir la famosa ‘lista anual de útiles escolares’ sin afectar nuestro bolsillo o adquirir una deuda por un manejo deficiente del crédito.

 

Tu salud financiera es de suma importancia, te compartimos 6 recomendaciones para que cuides tu economía este regreso a clases:

 

  1. Haz del presupuesto tu mejor aliado. Anota en una libreta tus ingresos y tus gastos, de esta forma sabrás de cuánto dinero dispones para la compra de útiles escolares; evita sobreendeudarte.
  2. Revisa los útiles del año pasado y reutiliza. Algunos productos como plumas, lápices, tijeras, se pueden volver a usar y con ello tendrás un ahorro importante.
  3. Compra sólo lo necesario. Si tu situación financiera es muy apretada puedes comprar lo más importante y dejar los demás artículos para la siguiente quincena o el próximo mes.
  4. Compra por mayoreo. Puedes reunirte con otros padres de familia para realizar las compras y de esta manera obtendrás un ahorro importante o acude a expos y ferias escolares organizadas en todo el país.
  5. Compara precios. Es posible encontrar el mismo artículo a menor precio en otras tiendas.
  6. Prepárate. Si solicitas un crédito para adquirir útiles escolares, recuerda que no es dinero extra y tendrás que pagar ese gasto, procura cubrir en tiempo lo señalado por tu plan de pagos para evitar recargos.

Si tienes considerado solicitar un crédito personal para hacer frente a los gastos de inicio de clases, acércate a Caja Popular Mexicana, la cooperativa de ahorro y préstamo más grande de México, supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), regulada por el Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Leave a Reply